Correa de distribuciónEl coche se quedó parado a los veinte kilómetros de salir del establecimiento

Un taller mecánico debe pagar 1.995 euros a unos clientes por colocar mal la correa de distribución en su coche, según la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Pamplona.

Una pareja llevó su coche al taller para que el cambiasen el guardapolvos de transmisión, le revisasen las fugas del anticongelante y sustitución del kit de distribución y de la correa auxiliar.

Se rompió el árbol de levas

Al día siguiente pagaron la factura de 263 euros y veinte kilómetros más tarde el vehículo se detuvo en plena marcha. El vehículo tenía roto el árbol de levas. Sostiene el informe pericial del taller que esta rotura está causada por la falta de aceite y de lubricación, algo que el taller no debía revisar.

Por el contrario, el perito de los afectados mantiene que el daño viene originado por una deficiente colocación de la correa de distribución, que se salió de su posición quedando “calzada” o “pillada”.

Sin falta de lubricación

De esta manera, el juez tuvo que dictar sentencia frente a dos informes contradictorios y consideró más sólido el encargado por los consumidores. En primer lugar, porque otros elementos de la mecánica del vehículo como cilindros, pistones, casquillos o el árbol de no presentaron signos de falta de lubricación.

Tampoco había tonalidades “negruzcas u oscuras” que se dan cuando hay falta de aceite. El cárter y los casquillos de biela tampoco mostraron indicios de estar mal lubricados ni por esta razón se vio afectado el turbo compresor.

Considera también relevante la inmediatez de la avería que afecta a la correa de distribución, un elemento que fue objeto de la revisión del taller.

Coste de la reparación y de la grúa

Por todo ello, concluye el juez que la avería se produce por la incorrecta colocación de la correa de distribución, incluida dentro de los trabajos encargados al taller. Por todo ello, condena al establecimiento a pagar 1.947 euros por el coste de la reparación del vehículo más 48 euros por el coste del servicio de grúa que tuvo que remolcar el vehículo, lo que hace una indemnización total a recibir por los afectados de 1.995 euros.

El juez descarta que la avería surgiera por la falta de aceite, como sostenía el perito del taller

 

A continuación, podéis leer la sentencia completa:

 

S E N T E N C I A   Nº  000201/2017

En Pamplona/Iruña, a  29 de septiembre del 2017.

Vistos por el Ilmo./a D./Dña JOSE ANTONIO GONZALEZ GONZALEZ, Magistrado-Juez del Juzgado de Primera Instancia Nº 1  de Pamplona/Iruña y su Partido, los presentes autos de Juicio verbal (250.2) nº 0000034/2017, seguidos ante este Juzgado a instancia de D./Dña. XXX XXX XXX e XXX XXX XXX, representado por el Procurador D./Dña. AMAIA URRICELQUI LARRAÑAGA y asistido por el Letrado D./Dña. JOSE LUIS SANJURJO SAN  MARTIN, contra XXX  XXX, S.L., representado por el Procurador D./Dña. RAQUEL MARTÍNEZ DE MUNIAIN LABIANO y defendido por el Letrado D./Dña. CARLOS FUENTENEBRO ZABALA, sobre Obligaciones.

ANTECEDENTES  DE HECHO

PRIMERO.- Que la meritada representación de la parte actora, formuló demanda arreglada a las prescripciones legales, en la cual solicitaba, previa alegación de los hechos y fundamentos de derecho, aplicables al supuesto de autos, los que se dan total e íntegramente por reproducidos en la presente resolución y en razón a  la  brevedad no se trascriben terminaba suplicando al juzgado que se dictara sentencia por la que se condene a la demandada al pago de 1.995,74 euros enconcepto de indemnización por los daños y perjuicios, correspondientes al coste del servicio de grúa y al coste  de sustitución e instalación del motor, como consecuencia del incumplimiento de sus obligaciones contractuales.

SEGUNDO.- Que admitida a trámite la demanda se acordó el emplazamiento de las parte demandadas, para que en el término  legal, contestará a aquella, lo cual ha verificado mediante escrito de contestación a la demanda, en el que tras exponer los hechos y fundamentos aplicables al supuesto de autos, los que se dan total e íntegramente por reproducidos en la presente resolución y en razón a  la brevedad no se  transcriben terminaba suplicando al  Juzgado que  se dictara sentencia por la que se desestimase la demanda con expresa condena en costas de la demandada.

TERCERO.- Contestada la demanda se señaló el día 5 de julio de 2017 a las 11:00 horas para la celebración del juicio. En el día  y hora señalado comparecieron ambas partes; ratificada la demanda por la parte actora, opuesta la parte demandada, propuesta y practicada prueba, se dio traslado para alegaciones, quedando las actuaciones para dictar sentencia.

CUARTO.- En la tramitación de las presentes actuaciones se han observado las prescripciones legales salvo el plazo para dictar sentencia dada la carga de trabajo que pesa sobre este Juzgado.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO: Se interpone demanda por la parte actora ejercitando la acción de incumplimiento contractual derivada del contrato de arrendamiento de obra que concertó con la entidad demandada en reclamación de la indemnización de los daños que sostiene le han sido causados en el vehículo de su  propiedad que  llevó al taller de la demandada, pretensión a la que se opone ésta negando incumplimiento alguno de sus obligaciones.

SEGUNDO: Admitida por las partes la existencia de la relación jurídica descrita en la demanda, esto es, que con fecha 11 de  enero  del 2016 los demandantes llevaron el vehículo de su  propiedad  al taller de la demandada para su revisión y que el vehículo fue retirado por la Sra. García el 12 de enero del 2016 tras haber abonado la  factura por importe de 263,48 €, la cuestión litigiosa que nos ocupa radica en determinar cuál sea la causa de la avería que presentó el vehículo que se detuvo en marcha.

La parte actora mantiene a este respecto que la avería trae causa de una deficiente colocación de la correa de distribución que se salió de su posición quedando “calzada” o “pillada”, mientras que la demandada sostiene que la  avería fue causada por falta de  aceite y  en consecuencia de lubricación.

En primer término debe precisarse, respecto de lo que  se afirma en  demanda, que el  trabajo que los demandantes encargaron al taller no lo fue de una revisión general sino que se limitó a los conceptos descritos en la factura emitida y abonada que se aporta como documento nº 1 de la demanda, esto es, cambio del guardapolvos de transmisión, revisión fugas del anticongelante y sustitución del kit de distribución y sustitución de la correa auxiliar. Es claro, por tanto, que no se encargó una revisión general y, en particular, del nivel de aceite.

Consta probado, asimismo, con el documento nº 2 de la demanda, consistente en la asistencia de la grúa, que el mismo día 12 de enero en que se entregó el vehículo tras la revisión encargada, se paró en marcha alrededor de las 21,40 horas. El  vehículo circuló 20 km como se desprende del testimonio prestado por el Sr. Echeverría, empleado de la demandada que intervino en la reparación.

El vehículo presenta daños mecánicos en el motor que afectan  al árbol de levas, que aparece rota. La rotura del árbol de levas está causada por un atasco de la correa de distribución. Así  se  acredita  con el dictamen del Sr. Remírez en relación con la  declaración testifical del Sr. Echeverría al reconocer que la correa estaba suelta y que la polea del árbol de levas estaba rota.

Entre los trabajos que ejecutó la demandada con arreglo a lo  que facturó se encuentra, precisamente, el que afecta a la correa de distribución que se sustituyó.

La causa por la que la correa de distribución se salió de su posición se estima radica en una deficiente colocación de la  misma  por el taller y no en la  falta de  aceite y  de  lubricación. Ciertamente son dos los informes periciales contradictorios los emitidos. Dadas las aclaraciones del perito Sr. Remírez se estima deben prevalecer sus conclusiones frente a las del perito Sr. Burgos. En  primer  lugar,  porque si la causa de la avería hubiese sido la falta de lubricación por falta de aceite, como explica el Sr. Remírez, los  cilindros,  los  pistones, casquillos del árbol de levas y el árbol de levas, esto es, la totalidad de los elementos hubieran presentado signos de falta de lubricación, los que de hecho no presentaban ninguno de los enumerados ni tampoco signos de sobrecalentamiento, debiendo afectar la avería por falta de lubricación a todos los  elementos a  la vez. En segundo lugar, porque tampoco se apreciaban tonalidades negruzcas u oscuras que son las que aparecen cuando hay una falta  de aceite. En tercer lugar, porque tras soltarse el cárter y  los  casquillos de biela tampoco se apreció que estuvieran en mal estado por una falta de aceite. En cuarto lugar, porque de  haber  sido  la  causa de la avería la falta de aceite, necesariamente se hubieran afectado otros elementos más sensibles a tal falta que el  árbol de levas tal como el turbo compresor. En quinto lugar, por la inmediatez en que tiene lugar la avería que afecta, precisamente, a uno de los elementos que fue objeto de la labor de revisión por la demandada.

Discrepan ambos peritos igualmente en lo que se refiere a la posibilidad o no de que el vehículo pudiera funcionar caso de que la correa de distribución se hubiera colocado correctamente o no sin que sobre tal extremo se pueda concluir ni lo uno ni lo otro.

En conclusión, por las razones expuestas, se concluye que la avería trae causa de la incorrecta colocación de la correa de distribución dentro de los trabajos objeto del encargo al  taller por lo que la demanda debe ser estimada.

En lo que respecta al importe de la reparación del vehículo, la factura aportada por la demandante de Mikar  Electromecánica  una vez deducidas las partidas ajenas a la avería acredita el coste real de la reparación por importe de 1.947,34 € a lo que hay que añadir  el coste del servicio de grúa por el de 48,40 €, lo que hace un total de 1.995,74 € a cuyo pago a los actores procede condenar a la parte demandada.

TERCERO: De conformidad con lo establecido en  el  artículo 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil procede condenar en costas a la parte demandada.

FALLO

Que estimando la demanda interpuesta por la Procuradora Sra. Urricelqui, en nombre y representación de Jesús XXX Sánchez y XXX García XXX, contra Electromecánica XXX SL, representada por la Procuradora Sra. Martínez de Muniain, debo condenar y condeno a la parte demandada a indemnizar a los actores en la cantidad de 1.995,74 € , con condena en costas a la parte demandada.

MODO DE IMPUGNACIÓN: Contra esta resolución no cabe interponer recurso (art. 455.1 LEC).

Así por ésta mi Sentencia, de la que  se  expedirá  testimonio para su unión a los autos, lo pronuncio, mando y firmo.

EL/LA MAGISTRADO-JUEZ
DILIGENCIA.- Leída y publicada fue la anterior sentencia por el Ilmo. Sr. Magistrado-Juez que la suscribe, estando celebrando audiencia pública en el mismo día de su fecha, doy fe en Pamplona/Iruña.