El vendedor deberá devolver 13.000 euros así como el vehículo que entregó el comprador en la transacción

El Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Donostia-San Sebastián

Ha declarado la resolución de los contratos de compraventa de vehículos realizados entre un particular y un representado por IRISCONSUM.

Como consecuencia de la sentencia, nuestro cliente recibirá los 13.000 euros que pagó por una furgoneta con vicios ocultos.

Así como el vehículo que también entregó en la transacción.

Vio la oferta en una web de compra entre particulares

Vio el anuncio de venta de una furgoneta en una conocida página web de compraventa entre particulares.

El precio ofrecido era de 19.000 euros. Tras varias conversaciones telefónicas acordaron que, a cambio de la furgoneta, pagaría 13.000 euros y entregaría también su coche, que valoraban en 6.000 euros.

Cuando I. arrancó la furgoneta, cuatro días después de la compra, ésta desprendió mucho humo de la parte del motor. Además de producir un fuerte sonido. Lo llevó al taller, donde le pusieron refrigerante y cuatro días después se había quedado otra vez sin este líquido.

La garantía se negó a cubrir el arreglo

El 17 de febrero la empresa que se encargaba de la garantía contratada le indicó que no cubría el arreglo.

Entre tanto, el afectado tuvo que comprar un coche de segunda mano por 600 euros para poder trasladarse al trabajo, ya que la furgoneta seguía inutilizable en el taller.

Problemas con el turbo-compresor

Posteriormente, un perito emitió un informe que sostenía que la furgoneta ya poseía los vicios ocultos reclamados en el momento de la venta. El problema, indicaba el informe, estaba relacionado con el turbo compresor y colector de escape y en el radiador de recirculación de gases.

El vendedor de la furgoneta, que era propietario de una empresa dedicada a la transformación de vehículos industriales a vehículos vacacionales, rechazó la existencia de vicios ocultos y señaló que en la rebaja del precio ya se comentó algún posible problema.

Cuentakilómetros trucado

Además de los efectos referidos en el informe pericial, señala la sentencia que el vehículo no contaba con 155.000 kilómetros. Pero así se hizo constar en el contrato de compraventa, sino con 370.000 kilómetros. Ello evidencia una manipulación del cuentakilómetros. Este dato hace compatibles las averías con el deterioro del vehículo, del que era ajeno el comprador.

En ningún modo entiende la magistrada que las averías se puedan justificar con la rebaja de mil euros que señaló el vendedor.

Cambio de pieza “para ocultar los daños”

Concluye la sentencia que se trata de un vicio oculto y destaca que, según reconoció un perito en su declaración, se cambió una pieza “un poquito para ocultar los daños en el vehículo”.

Determina el dictamen la responsabilidad objetiva del vendedor y señala la resolución del contrato, lo que determina la devolución al representado por IURISCONSUM de 13.000 euros y el coche entregado.

Además, señala la indemnización de los 600 euros que tuvo que pagar el afectado por comprar un coche y poder trasladarse a su trabajo como indemnización por daños y perjuicios, ya que consideró demostrado que el vendedor conocía los vicios del vehículo.

El coche tenía 215.000 kilómetros más que lo que indicaba.

Un dato que podía explicar el deterioro y averías del vehículo

En cualquier caso, si quiere asesorarse antes de comprar un coche de segunda mano o cómo actuar si ya han surgido los problemas, no dude en acudir a Iurisconsum. Estamos a su disposición en cualquiera de nuestras sedes en Madrid, Barcelona, Sevilla, Pamplona, Valladolid y Palma de Mallorca.

 

Adjuntamos la Sentencia: