ALLANAMIENTO DE LA ENTIDAD BANCO POPULAR A LA DEMANDA CON  EXPRESA IMPOSICIÓN DE COSTAS.

JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA DE TAFALLA.

SENTENCIA DE 3 DE ABRIL DE 2013.

 

ANTECEDENTES.

Se interpone demanda en fecha 28 de enero de 2012 frente a Banco Popular Español, S.A para que el Juzgado dicte Sentencia que declare la nulidad de la orden u órdenes de compra de aportaciones financieras subordinadas Fagor suscritas por los demandantes, y como consecuencia de la misma, que se proceda a la devolución de las prestaciones habidas por ellos, además de una cantidad en concepto de indemnización.

Banco Popular Español, S.A, en el trámite de contestación a la demanda, presenta escrito allanándose a las pretensiones de los demandantes y solicita que se dicte sentencia acogiendo íntegramente las pretensiones recogidas en la demanda, sin expresa imposición de las costas del proceso.

 

CONTENIDO DE LA SENTENCIA.

El artículo 21 de la Ley de Enjuiciamiento Civil dispone que en caso de allanamiento debe dictarse sentencia estimatoria de la demanda salvo que se hubiere efectuado en fraude de ley o supusiera renuncia contra el interés general o perjuicio de tercero, lo que no se da en el presente caso. Es por ello que se dicta sentencia estimatoria de la demanda.

A su vez, el artículo 395.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil dispone que en la medida en que no consta mala fe de los demandados no procede hacer expreso pronunciamiento en cuanto a las costas causadas.

 

Pero, ¿qué se entiende por mala fe? La jurisprudencia viene estimando que por lo general la mala fe se evidencia cuando la conducta pasiva o la inhibición de quien luego es demandado, ha sido la causa que hizo necesaria la interposición de la demanda, y por ende, la iniciación del pleito. Para que concurra mala fe, basta el no haber atendido en un periodo de tiempo los requerimientos de pago que se hubieran hecho de forma extrajudicial, a fin de evitar la posterior reclamación judicial.

Además de la jurisprudencia, la Ley de Enjuiciamiento Civil establece qué se entiende por mala fe. De acuerdo con dicha concepción, existe mala fe si antes de presentada la demanda se hubiese formulado al demandado requerimiento fehaciente y justificado de pago, o se hubiera dirigido demanda de conciliación.

 

En el presente caso, dice la sentencia, procede la imposición de costas, ya que antes de la interposición de la demanda, habían sido numerosas las reclamaciones que los demandantes habían efectuado a la entidad financiera. Ante la falta de respuesta la demandante se ve obligada a interponer la correspondiente demanda, en la que el Banco Popular, en el plazo de contestación de la demanda se allana por escrito.

Por todo lo cual se estima la demanda interpuesta frente a Banco Popular con expresa condena en costas a la parte demandada, en el presente caso, a la entidad Banco Popular Español, S.A.