Pamplona: más de siete mil euros por gastos y suelo

El juzgado navarro anula ambas cláusulas por falta de transparencia y por generar desequilibrio en contra del consumidor

Un cliente de Iurisconsum recibirá más de siete mil euros del banco que le concedió el préstamo hipotecario. Un juzgado de Pamplona (Navarra) ha anulado las cláusulas suelo y de gastos de constitución incluidas en él.

Diferencial del 1,35%, suelo del 2,50%

El contrato bancario se firmó en 2008. A pesar de que el interés era del Euribor + 1,35, éste nunca podría bajar de 2,50%, debido al suelo. Entiende la jueza que se trata de una condición general impuesta por la entidad. El banco no probó de ninguna manera que hubiese sido negociada.

La cláusula está enmarcada en epígrafes posteriores al del interés variable fijo. Nueve páginas se dedican a explicar opciones para reducir el diferencial. Así, prevalece la apariencia de un tipo variable al alza y a la baja cuando lo sería únicamente al alza.

Cláusula enmascarada entre otras informaciones

Acude al Tribunal Supremo, para señalar que la cláusula se vuelve “oscura al estar enmascarada entre informaciones abrumadoramente exhaustivas”.

No queda acreditado haber dado al consumidor una información clara y comprensible. La única prueba es una oferta vinculante “supuestamente entregada”. Ésta solo mencionaba “mínimo 2,5%; máximo 18%”, sin ninguna explicación añadida. Por tanto, no es suficiente para hacer entender al cliente su naturaleza o consecuencias.

Sin simulaciones que plasmasen previsibles escenarios

Tampoco se ofrecieron simulaciones de escenarios sobre el comportamiento previsible de los tipos de interés. Todo ello produce un desequilibrio en el consumidor “contrario a las exigencias de la buena fe”. Así se declara abusiva la cláusula suelo.

En segundo lugar, la sentencia analiza la cláusula de gastos. Aclara que es una condición general, una cláusula predispuesta, genérica e impuesta por el banco. Apela a la Ley de Consumidores y Usuarios para señalar la importancia de la negociación individual, que no se demostró.

Sin alternativa a no pagar todos los gastos de constitución

Subraya que los demandantes no tuvieron alternativa a no asumir todos los gastos de la cláusula. Y concluye que la falta de distribución equitativa de éstos ocasiona un “desequilibrio relevante” contra el consumidor.

Por todo ello, declara la cláusula nula. En consecuencia, obliga al banco a devolver los 1.038 euros de notaría, registro y gestoría. Al sumarse a la devolución por la cláusula suelo nula, el cliente recibió 7.305 euros de la entidad.

Si tiene dudas con el suelo o los gastos hipotecarios, acuda a Iurisconsum

Iurisconsum es un despacho experto en derecho de consumo y  en derecho bancario. Si ha tenido algún problema con su banco, no dude en contactar con nosotros. Tenemos oficinas en MadridBarcelonaSevilla, ValladolidPalma de Mallorca y Pamplona.