Hay que distinguir si el vehículo se compró a un concesionario o a un particular, para alegar la garantía de consumo o ver si hay vicios ocultos

Las compras de coches de segunda mano tienen cada vez más importancia en el mercado automovilístico. Aunque puede ser una adquisición más económica,  no está exenta de riesgos.

Los problemas más habituales suelen surgir cuando el comprador descubre defectos o funcionamientos deficientes que no conocía.

¿Cuándo puede el comprado reclamar un coche de segunda mano?

Hay que distinguir fundamentalmente entre dos situaciones. Si se ha comprado a un particular o a una empresa.

  • Se ha comprado a una empresa.

Entra en juego la Ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Esta normativa ofrece una garantía de dos años, que en estos casos se puede reducir hasta un año -una práctica habitual-, siempre que así conste en el contrato. En este tiempo, el consumidor deberá responder por cualquier desperfecto del coche que no se hubiese aceptado en el contrato. En los seis primeros meses se presupone, además, que el defecto proviene del momento de la venta.

  • Se ha comprado a un particular.

En este caso, hay que acudir al Código Civil vigente en cada territorio. Así, en las zonas de España con normativa común hay seis meses para reclamar deshacer el contrato, la rebaja del precio por los vicios o incluso daños creados. Como se ha dicho, dependerá de territorios: por ejemplo, en Navarra rige su Fuero Nuevo, donde se da seis meses para la redhibición del contrato y hasta un año para la rebaja del precio.

Iurisconsum ya ha recuperado miles de euros por coches usados con defectos

En Iurisconsum  somos expertos en derecho de consumo y tenemos experiencia en llevar casos de afectados que compraron coches de segunda mano defectuosos. Hemos conseguido que nuestros clientes recuperasen hasta cinco mil euros.

Cómo reclamar por defectos en el vehículo o motor

Para reclamar, es importante conservar el contrato de compra del vehículo. En él constarán datos del comprador, del vendedor. Además las características del vehículo. Lamentablemente, en muchas ocasiones los compradores ni tan siquiera cuentan con un contrato por escrito. A veces es peor ni pueden justificar el pago. Y ello porque abonaron en efectivo en mano del vendedor, sin que haya quedado ninguna prueba.

Para demostrar el defecto o vicio oculto, generalmente hay que solicitar un informe pericial

Hay que tener en cuenta que no es sencillo demostrar la existencia de un vicio oculto. Y ello porque debe ser un desperfecto que ya existía en el momento de la transacción. Normalmente no a la vista del comprador. Habitualmente, para demostrarlo, hay que solicitar un informe pericial. Por ello, cuanto más tiempo pasa tras la adquisición es más difícil para el comprador hacer valer sus derechos.

Además la demanda deberá ponerse en el domicilio del demandado.

Si surgen problemas, es conveniente un informe de un profesional independiente

Si ya compró el vehículo y sospecha que puede haber problemas, puede ser conveniente  llevar el coche a un taller. Para que puedan hacerle un informe pericial. Y que indique los daños con los que cuenta el vehículo. Además si es posible, que certifique que proceden de antes de la compra del vehículo.

En cualquier caso, si quiere asesorarse antes de comprar un coche de segunda mano o cómo actuar si ya han surgido los problemas, no dude en acudir a Iurisconsum. Estamos a su disposición en cualquiera de nuestras sedes en Madrid, Barcelona, Sevilla, Pamplona, Valladolid y Palma de Mallorca.