Problemas con el inquilino

Alquiler de vivienda

Los principales problemas con el inquilino se deben a impagos

Muchos propietarios de pisos no dan los pasos adecuados cuando hay problemas con el inquilino porque no paga las rentas.

En 2016, más de la mitad de los desahucios que se produjeron en España eran de inquilinos en pisos alquilados: las sentencias por impagos de alquiler crecieron un 3,8 %, según indican los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística.

Probablemente, el número de inquilinos que no pagan la renta sea muy superior ya que muchos de los propietarios no saben cómo actuar cuando no reciben la mensualidad y, “por no meterse en líos”, como se suele oír, dejan que su vivienda siga ocupada por personas que no pagan lo pactado.

Y es que no es extraño que muchos propietarios de pisos no sepan qué hacer cuando el inquilino no le paga la renta.

Reclamación fehaciente

Siempre es más conveniente solucionar el problema de forma amistosa. Pero conviene poder demostrar estos intentos de solución. Por ello, lo primero que debe hacer es reclamarle el pago de una forma fehaciente, ya sea un burofax o un conducto notarial. Incluso puede plantear un acto de conciliación judicial antes de ponerse ante un juez.

Si finalmente lleva el caso a juicio, necesitará abogado y procurador. En la vista podrá reclamar lo que se le debe, por rentas u otros conceptos como facturas de luz o gas, por ejemplo; reclamar solo el desahucio del inquilino por el impago; o se puede solicitar en el mismo acto el pago de todo lo adeudado y el desahucio de la vivienda.

Sin embargo, algunos propietarios, probablemente desesperados ante los impagos o incumplimiento de los inquilinos, antes de seguir los cauces recomendables, incurren en prácticas irregulares, como cortar la luz, cambiar la cerradura o no mantener la vivienda en condiciones habitables. Estas actuaciones no suelen si no complicar más la situación.

Subarriendos, actividades molestas, daños en el piso

Otros problemas con el inquilino, además del impago, se dan con mucha frecuencia los subarriendos o cesiones no consentidas así como por actividades molestas o insalubres, daños producidos en la vivienda o por denegaciones de prórroga del arrendamiento.

Generalmente, los propietarios no saben cómo actuar cuando el inquilino no cumple con lo pactado en el alquiler. Sin embargo, conviene saber los pasos a dar para hacer prevalecer los derechos que tiene como arrendador y, si es caso, recuperar la vivienda.

Si usted posee un piso en alquiler y tiene problemas con los inquilinos, acuda a Iurisconsum, donde le asesoraremos convenientemente y, si es necesario, le representaremos para defender sus derechos ante los tribunales.

Frente a un impago, antes de dar un paso en falso o cometer una irregularidad contraproducente, conviene asesorarse