Es fundamental que pida en el taller presupuesto por escrito, al que se debe adecuar la factura final.

arreglar el coche
Si usted tiene un coche, seguro que ha pasado unas cuantas veces por el taller, para arreglar alguna avería o para una simple revisión. Pese a ello, con frecuencia los consumidores nos sentimos en el taller expuestos, sin entender qué le pasa al coche o cuánto va a acusar nuestro bolsillo la visita. Es demasiado habitual sentir que nos han engañado o, cuando menos, que no nos han dado toda la información que debían. En Iurisconsum le ofrecemos unas pautas que pueden ayudar a que no se sienta tan desamparado:

  • Pida presupuesto por escrito. Tiene derecho a ello. Este documento debe indicar los trabajos a realizar y su coste. La suma final de todos los conceptos debe informar el coste total para el consumidor, incluidos los impuestos.
  • El taller sólo puede comenzar los trabajos con un documento firmado por el que el cliente acepta el presupuesto o renuncia a su confección.
  • Lea detenidamente cualquier documento que le entreguen y no lo firme hasta estar seguro de qué dice. Algunos establecimientos incluyen en el resguardo de depósito una renuncia al presupuesto por escrito. De esta manera, el consumidor renuncia a saber cuánto le va a costar el trabajo.
  • Cualquier variación del presupuesto aceptado tiene que ser aceptada por usted y por escrito. Si no, el cobro final debe responder a lo acordado inicialmente.
  • Los precios por los trabajos habituales y por la mano de obra deben estar expuestos al público en el establecimiento. Estos precios son los que se deben aplicar en el presupuesto.
  • El presupuesto de un taller tiene una validez de doce días y en él deben constar los datos del taller y del vehículo, las reparaciones a efectuar y piezas a sustituir, la fecha prevista de entrega y el precio total desglosado.
  • El taller sólo podrá cobrar al cliente la elaboración del presupuesto cuando éste no encargue finalmente el trabajo y el coste se debe ajustar al tiempo de trabajo que hayan necesitado para hacer el diagnóstico.
  • Conviene saber que todas las reparaciones de vehículos particulares tienen una garantía de tres meses o dos mil kilómetros recorridos. Esta garantía incluye todos los costes que conlleve la nueva reparación, ya sean de mano de obra, piezas o gastos fiscales.
  • Las piezas de recambios usadas para cualquier reparación, a no ser que el cliente acepte expresamente la utilización de piezas usadas.

Tras pasar por el taller, algunas personas entienden que se han vulnerado sus derechos, que la factura que le han cobrado es desproporcionada o que el trabajo ha sido defectuoso. Si usted es uno de ellos, acuda a Iurisconsum, donde le asesoraremos sobre los pasos que puede dar para defender su caso ya que conocemos muy bien la ley y los procesos.

Sin renuncia o aceptación del presupuesto, el taller no puede bcomenzar la reparación; los precios deben estar expuestos.