gasolineraUna estación de servicio ha tenido que pagar los 4.597 euros que costó la reparación de un vehículo por llenar el depósito  con gasoil en lugar de con gasolina, tal y como correspondía.

El repostaje erróneo se produjo por error de un empleado  de la gasolinera. Si bien en la mayor parte de las ocasiones un error en el repostaje suele solucionarse  con el vaciado, limpieza y nuevo llenado del combustible correcto, en este caso no fue así debido a las características especiales del modelo del vehículo.

Llenar el depósito con gasoil en lugar de con gasolina produjo una avería cuyo arreglo costó 4.597 euros

Aunque el coche había sido reparado un mes antes, no se demostró que esta reparación hubiese influido en la nueva avería. De hecho, el vehículo había recorrido 800 kilómetros desde el último arreglo.

El consumo de gasoil desajustó la distribución por el error de la gasolinera

El peritaje del consumidor, representado por Iurisconsum, explicó que el tipo de motor del coche hace que cualquier anomalía en el grupo propulsor afecte a la distribución, de manera que el consumo de gasoil la desajuste y se produzcan daños como los detectados en el caso.  El informe pericial de la estación de servicio no contradijo el del consumidor “de forma convincente”.

Así, el juez entiende “suficientemente acreditado” que la avería se produjo por el suministro de combustible equivocado. Por ello, la Audiencia Provincial corroboró la sentencia de primera instancia y obligó a la estación al pago de los 4.597 euros que costó la reparación del vehículo.