hipotecaEn el año 2007, Banesto (hoy integrado en Banco Santander) comercializó la Hipoteca Tranquilidad, que ofrecía una mayor estabilidad cuando el Euribor apuntaba alto. Sin embargo, detrás de las tretas publicitarias, había un préstamo con unas condiciones realmente perjudiciales para los consumidores.

El sistema de cálculo de las cuotas hacía que durante los primeros años se pagasen muchos intereses y se amortizase poco capital, hasta el punto de que en ocasiones, al no cubrir la cuota los intereses que correspondían a la mensualidad, aumentaba el capital adeudado.

Banesto comercializó un préstamo “con perniciosos efectos ocultos” y en muchos casos sin  explicaciones claras sobre su funcionamiento

El cliente no sabía el capital que tenía que devolver en su hipoteca

El sistema era tan confuso que el consumidor no podía saber con exactitud el capital que tendría que devolver finalmente, en ocasiones mayor que el montante que le prestó el banco. Así, es posible que en la última cuota a pagar el consumidor debiera afrontar el pago de todo el capital que aún quedase por amortizar.

 

Todo ello, en un préstamo que distingue un supuesto interés fijo los diez primeros años y uno variable a partir de entonces. Como puede verse, se trata de un producto muy complicado no apto para personas sin formación financiera, como ya han dictado varios jueces.

Las escrituras no  incluían simulaciones o ejemplos para entender el producto

En buena parte de los casos juzgados, las escrituras del préstamo hipotecario no incluyen ninguna simulación o ejemplo que pueda hacer entender al consumidor las características del producto.

Señalan las sentencias que es una operación con abundantes riesgos, en los que hay un gran desequilibrio en contra del cliente, con “perniciosos efectos ocultos”. Algunas de las sucursales no ofrecieron un folleto explicativo ni entregaron una oferta vinculante con la antelación que exige la normativa. Señalan los jueces que no hay explicaciones claras y detalladas sobre el funcionamiento del préstamo, su duración, el cálculo de los intereses, sobre el TAE, el vencimiento anticipado o el aplazamiento de cuotas.

Los jueces ya han obligado a recalcular cuotas, con devoluciones de miles de euros

Varios jueces ya han declarado nulas varias cláusulas incluidas en esta hipoteca y han obligado a recalcular las cuotas, lo que puede suponer devoluciones de varios miles de euros para el cliente.

En Iuris Consum tenemos experiencia en estos casos y consideramos que en muchos de ellos puede haber grandes posibilidades de conseguir una sentencia favorable para el consumidor, incluso cuando el consumidor haya firmado alguno de los acuerdos que el banco ofreció a algunos clientes de este producto. Si usted contrató la ‘hipoteca tranquilidad’, consúltenos. Podemos ayudarle.

El sistema de cálculo de cuotas hacía que en ocasiones no se cubriesen los intereses y aumentase el capital adeudado