Adjuntamos dos resúmenes de Sentencia de nulidad de Gastos de Constitución de Hipoteca en Navarra (Pamplona).

Los clientes de Iurisconsum han recuperado el dinero cobrado demás por el suelo de hipoteca. Además son supuestos con acuerdo posterior suscrito con la entidad.

Dentro de las nulidades solicitadas también se encontraba la nulidad del interés de demora.

 

Navarra: más de ocho mil euros al anular el suelo y el acuerdo posterior

También consideran abusivos los gastos de la hipoteca y los intereses de demora

Un juzgado de Pamplona ha anulado la cláusula suelo de una hipoteca y el acuerdo posterior  para suprimirla. Junto a ello, se han declarado abusivas las cláusulas de gastos de la hipoteca y de intereses de demora.

 

El defendido por Iurisconsum ha recibido por todo ello más de ocho mil euros.

 

Interés de Euribor + 0,75%; suelo del 2,50%

El préstamo hipotecario, firmado en 2008, marcaba un interés del Euribor más 0,75% pero contaba con un suelo del 2,50%.

 

En 2015 Caja Rural de Navarra y cliente firmaron un acuerdo para eliminar el suelo. En él el consumidor renunciaba a “entablar reclamaciones extrajudiciales o acciones judiciales”.

Como bien sabemos este acuerdo posterior ha sido motivo de consideración por el Tribunal Supremo. En ocasiones considera que dicho acuerdo puede suponer la validez del suelo de hipoteca.

Por ello dependiendo del caso el acuerdo posterior podrá ser considerado o no nulo. Aspecto relevante que en este despacho tenemos amplia experiencia. En este sentido tenemos muchas sentencias favorables a los clientes. Entre ellas una del propio Tribunal Supremo (de octubre de 2017).

 

Oferta vinculante que no explica la renuncia

La oferta vinculante del acuerdo contenía cinco opciones sobre la cláusula suelo. Esta oferta en ningún momento explica que elegir una de ellas implica una renuncia a reclamar posteriormente.

Destaca el juez que la oferta y el acuerdo son de la misma fecha. Esto hace concluir que el cliente “no dispuso de un periodo de días” para analizar la oferta y asesorarse con un profesional.

Dos empleados de la entidad afirmaron que el cliente tenía conocimientos e interés en suprimir el suelo. El juez, por el contrario, no dio validez suficiente a estos testimonios porque tenían “interés directo” en defender el acuerdo.

 

Subraya la sentencia en que el acuerdo no permite saber si el cliente conocía la cantidad a la que estaba renunciando. Y este hecho debía haberse explicado de forma “pormenorizada”.

 

Firma el acuerdo el mismo día en el que se le lee

La entidad no acreditó haber facilitado información suficiente sobre la renuncia para que éste se asesorase antes de firmar.

De hecho, firma el acuerdo “en el mismo día en el que se le lee”, sin que se le permita sacarlo fuera de la oficina. Tampoco se le dice “la cantidad económica a la que está renunciando”.

 

Al no haber transparencia, es una novación y no una transacción

Concluye el juez que el acuerdo es una novación. La falta de transparencia lo diferencia de las transacciones dictadas por sentencias del Supremo y la Audiencia de Navarra.

Para ello, el cliente debe conocer las consecuencias jurídicas y económicas de la renuncia. De no ser así, se trata de una “novación objetiva unilateral”.

 

El acuerdo es nulo si lo es la cláusula suelo

Acude la sentencia al Código Civil para recordar que el acuerdo será nulo si lo es la cláusula suelo. No se considera que éste supere el control de transparencia. Incide el juez en que solo ocupa tres líneas y no se destaca en mayúsculas ni negrita.

 

El banco no demostró haber explicado las consecuencias de este interés. No se explicó su funcionamiento “con la importancia que merece”.

 

La entidad alegó que al año siguiente se firmo una ampliación de la hipoteca. El juez lo desestima porque 2009 aun “no era conocida la problemática de las cláusulas suelo”.

Lo importante es que el banco no demuestra haber dado información suficiente para comprender la cláusula suelo y sus riesgos.

Esto generó un desequilibrio en el consumidor que hace la cláusula abusiva y, por tanto, nula.

 

712 euros por los gastos de constitución de la hipoteca

El juez analiza la cláusula de gastos hipotecarios. Acude al Tribunal Supremo para declarar abusiva la condición. Constata que se imponen todos los gastos derivados de la escritura al consumidor, sin excepción alguna.

Subraya la falta de distribución equitativa que ocasiona un desequilibrio “relevante”.

A partir de su nulidad, determina cuáles debe pagar el banco al cliente. Y obliga a devolver el 100% del registro y la gestoría y el 50% de la notaría. La suma total es de 712 euros.

 

Se anulan los intereses de demora

También declara nulos los intereses de demora del 18%. Para ello, acude al TJUE y al Tribunal Supremo de España.

Así, pues anula la cláusula suelo, el acuerdo, los gastos de constitución de hipoteca y los intereses de demora. Por todo ello, los clientes recibieron 8.589 euros.

Es por ello que se decreto la nulidad del interés de demora.

 

Si tiene dudas con el suelo o los gastos hipotecarios, acuda a Iurisconsum

Iurisconsum es un despacho experto en derecho de consumo y  en derecho bancario. Si ha tenido algún problema con su banco, no dude en contactar con nosotros. Tenemos oficinas en MadridBarcelonaSevilla, ValladolidPalma de Mallorca y Pamplona.

 

Pamplona: 5.000 euros al anular el suelo y el pacto posterior

Al no haber transparencia en el pacto con el banco, se considera nulo si lo es la cláusula suelo

Un juzgado de Pamplona (Navarra) ha declarado nulos la cláusula suelo de una hipoteca y el acuerdo posterior para eliminarla. Junto a ello, se han declarado abusivas las cláusulas de gastos de la hipoteca y de intereses de demora.

El defendido por Iurisconsum ha recibido por todo ello más de cinco mil euros.

 

Interés del Euribor + 0,95%; suelo de 2,30%

El préstamo hipotecario, firmado en 2010, marcaba un interés del Euribor más 0,95% pero contaba con un suelo del 2,30%. En 2015 Caja Rural de Navarra y cliente firmaron un acuerdo para eliminar el suelo. En él el consumidor renunciaba a “reclamar cualquier concepto relativo a dicha cláusula”.

 

Los clientes pudieron sacar la oferta para analizarla o asesorarse

Al juez le llama “poderosamente la atención” que la oferta y el acuerdo de eliminación sean de la misma fecha. Los clientes no dispusieron de días para analizar la oferta o asesorarse.

Además, el banco no pudo demostrar haber explicado de forma pormenorizada qué suponía la renuncia a cualquier reclamación posterior. No se le concretó el dinero que renunciaba a reclamar.

La oferta vinculante del acuerdo contenía cinco opciones sobre la cláusula suelo y una información “insuficiente”.

 

Al no explicarse la renuncia, es una novación y no una transacción

Alude el juez a sentencias de la Audiencia de Navarra y del Supremo que han calificado como transacciones acuerdos posteriores. Aclara que esta calificación puede darse solo cuando el acuerdo “sea transparente”.

Para ello, el cliente debe saber cuál es “el contenido exacto de su renuncia”, jurídico y económico.

 

“Difícilmente se puede transigir si no se conoce con exactitud el objeto de concesión recíproca”, añade la sentencia. Sin información suficiente, no es una transacción sino una “novación objetiva unilateral”.

 

Y como indica el Código Civil, “la novación es nula si lo fuere también la obligación primitiva”.

 

El suelo ocupa un “espacio residual” en la escritura

Por tanto, pasa a analizar la abusividad de la cláusula suelo. No se considera que éste supere el control de transparencia.

Incide el juez en que solo ocupa cuatro líneas de nueve páginas sobre el interés y ocupa un “espacio residual”.

El banco no demostró haber explicado las consecuencias de este interés. No se explicó su funcionamiento “con la importancia que merece”.

El banco alegó que había una oferta vinculante. El juez consideró está insuficiente ya que no explicaba los efectos de aplicación del suelo. Éste “debía haberse explicado como una condición esencial que afecta directamente al precio del préstamo”, añade la sentencia.

Esto generó un desequilibrio en el consumidor que hace la cláusula abusiva y, por tanto, nula.

 

680 euros a los clientes por los gastos de constitución

El juez analiza la cláusula de gastos hipotecarios. Acude al Tribunal Supremo para declarar abusiva la condición. Constata que se imponen todos los gastos derivados de la escritura al consumidor, sin excepción alguna.

Subraya la falta de distribución equitativa que ocasiona un desequilibrio “relevante”.

A partir de su nulidad, determina cuáles debe pagar el banco al cliente. Y obliga a devolver el 100% del registro y la gestoría y el 50% de la notaría. La suma total es de 680 euros.

También declara nulos los intereses de demora del 18%. Para ello, acude al TJUE y al Tribunal Supremo de España.

Así, pues anula la cláusula suelo, el acuerdo, los gastos de constitución de hipoteca y los intereses de demora. Por todo ello, los clientes recibieron 5.236 euros.

 

Si tiene dudas con el suelo o los gastos hipotecarios, acuda a Iurisconsum

Iurisconsum es un despacho experto en derecho de consumo y  en derecho bancario. Si ha tenido algún problema con su banco, no dude en contactar con nosotros. Tenemos oficinas en MadridBarcelonaSevilla, ValladolidPalma de Mallorca y Pamplona.