Fichero de morosos IurisconsumEl que las personas sean incluidas en un fichero de morosos es algo que por desgracia se produce cada vez con más frecuencia en la actualidad, y consecuencia en la gran mayoría de las ocasiones de la actuación por parte de empresas que consideran que tienen créditos a su favor y que quieran cobrar ese dinero quienes con sus actuaciones deciden como medio de presión incluir a los clientes en estos ficheros para que así las personas presionadas o coaccionadas por las consecuencias que esta inclusión lleva aparejada (que veremos más adelante en este artículo) paguen el dinero que se les solicita y así se les saque de los mismos.

Eso es, en la mayoría de los casos, estos ficheros se utilizan para presionar a personar que realmente no tienen una deuda con las características necesarias y establecidas legalmente como para ser introducidos en los mismos. Tal y como veremos a continuación:

 

-¿TE HAN INCLUIDO EN UN FICHERO DE MOROSOS?

Los ficheros en los que pueden haberte incluido son: ASNEF – EQUIFAX, EXPERIAN – BADEXCUG, R.A.I. (REGISTRO ACEPTACIONES IMPAGADAS).

-REQUISITOS QUE DEBEN PRODUCIRSE PARA QUE TAL INCLUSIÓN SEA LEGAL

Los requisitos que debe cumplir una obligación dineraria para poder ser incluida en estos ficheros son según el artículo 38 de la Ley orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal como la Instrucción 1/1995 de la Agencia de Protección de Datos de Carácter Personal como de Servicios de Información sobre Solvencia Patrimonial y Crédito los siguientes:

1- La existencia previa de una deuda cierta vencida y exigible, que haya resultada impagada.

2- Requerimiento previo de pago a quien corresponda, en su caso, el cumplimiento de la obligación.

3- La constatación de la concurrencia de estos requisitos por parte del acreedor o de quien actué por su cuenta antes de notificar al responsable del fichero de morosos los datos que vayan a ser incluidos en dicho fichero

(Por lo que no cabe la inclusión de deudas que resulten inciertas, dudosas, no pacíficas o sometidas a litigio, bastando para ello que aparezca un principio de prueba documental que contradiga su existencia o certeza)

No cabe la inclusión de deudas una vez transcurrido el plazo de seis años desde que esta pudo reclamarse, o si tenía una fecha concreta para su reclamación una vez pasada la misma.

Si es incluido en un fichero debe ser notificado en el plazo máximo de 30 días desde su inclusión por parte de la empresa que ha llevado a cabo las actuaciones, para que el interesado pueda informarse y ejercer sus derechos de rectificación o cancelación.

Si usted envía a la empresa o al fichero la información probatoria de que no es deudor de la cantidad reclamada, esta deberá se obligatoriamente rectificada o cancelada en el plazo de 10 días.

Si se le niega los derechos de rectificación o cancelación tendrá que poner esta situación en conocimiento de la Agencia de Protección de Datos, o en su caso el organismo competente de la Comunidad Autónoma que deberá asegurarse de la procedencia o improcedencia de su denegación. (El plazo para dicta resolución es de 6 meses).

La citada Instrucción 1/1995 y la Ley Orgánica 15/1995 descansan en principios de prudencia, ponderación y sobre todo veracidad, lo que implica que los datos objeto de tratamiento deban de ser auténticos, exactos y veraces y estar siempre actualizados y por ello el interesado tiene derecho a ser informado de los mismos y a obtener la oportuna rectificación o cancelación en caso de error o inexactitud

 

La inclusión en un registro de morosos erróneamente, sin que concurra veracidad, es una intromisión ilegítima en el derecho honor de la persona, por lo que resulta una imputación la de ser moroso, que lesiona la dignidad de la persona y menoscaba su fama y atenta a su propia estimación.

 

Para tener en cuenta esto, no es trascendente que el registro en el que se ha incluido a alguien haya sido consultado o no por terceras personas, puesto que es suficiente la posibilidad de conocimiento por un público, sea este restringido o no y el conocimiento de falsa morosidad haya salido de la espera interna de deudor y acreedor pasando a ser de proyección pública.

 

-COMO PUEDE AFECTAR EL SER INCLUIDO EN UN FICHERO DE MOROSOS

La inclusión en los registros de morosos no puede ser utilizada por las grandes empresas, como comentábamos al comienzo de este artículo, por las grandes empresas que buscan obtener el cobro de las cantidades que estiman pertinentes, resguardándose en el temor al menoscabo profesional y el descredito personal junto con la denegación del acceso al sistema crediticio que supone ser incluido en estas listas, evitando con estas prácticas los gastos que llevarían aparejados la iniciación de un procedimiento judicial para la reclamación de las cantidades consideradas por las empresas, y que en la mayoría de las ocasiones supone más dinero que la cantidad reclamada.

Como decimos la inclusión puede afectar a la persona en dos aspectos de su vida:

  • Carácter personal: puesto que esa persona esta vista como alguien que debe dinero, algo que en la sociedad no se encuentra aprobado públicamente cuando uno necesita llevar a cabo relaciones sociales, en las que será considerado de deudor.

A la hora de pedir algún tipo de crédito o préstamo bancario en cualquier momento, este será denegado por la entidad bancaria simple y llanamente por el hecho de estar en esas listas. Lo cual complica mucho el desarrollo de la vida con normalidad a la hora de realizar acciones tan normales como estas.

 

  • Carácter profesional: esta persona aparecerá como deudora, y para la persona para la que trabaje no será vista con tan buenos ojos, y no resultará de tanta fiabilidad.

 

 

-¿QUE PUEDES HACER SI TE HAN INCUIDO INDEBIDAMENTE EN UN FICHERO DE MOROSOS?

Si no se cumplen los requisitos antes expuestos y has sido incluido en un fichero de morosos lo que deberías hacer es lo siguiente:

 

-Ponerte en contacto mediante escrito dirigido a la entidad o empresa en cuestión o con el fichero en el que tus datos están incluidos, con toda aquella información que acredite que no tienes una deuda y así puedan eliminar sus datos del fichero. En cuyo caso deberá procederse a la eliminación en el plazo de 10 días siguientes a la comunicación.

– Si a pesar de haberse puesto en contacto con la empresa o el fichero en cuestión estos no eliminan sus datos en el plazo establecido puedes presentar reclamación a la Agencia de Protección de Datos.

Esta será la que en el plazo máximo de 6 meses tendrá que emitir resolución expresa sobre la denegación de la cancelación de los datos solicitada.

-Además de todo esto debido a los perjuicios que entraña la inclusión en este tipo de fichero de morosos, una vez que uno ha intentado la cancelación sin éxito puede interponer la reclamación pertinente vía judicial.

En ella se reclamaría la eliminación de los datos y la indemnización por los daños y perjuicios causados.

 

¿Qué PASA SI SOY PERSONA JURÍDICA? ¿PUEDO HACER ALGO?

La inclusión de una entidad mercantil en una relación de morosos afecta a su crédito comercial y menoscaba la estima o aprecio de los demás, disminuyendo la confianza de quien en ella delega, hasta el punto de privarla del perfeccionamiento de contactos o de la financiación precisa para la consecución de sus objetivos societarios, por lo que lo informado debe ser veraz.

Lo cierto es que las personas jurídicas no gozan de la protección que poseen las personas físicas en este ámbito puesto que no les es de aplicación la Ley Orgánica 15/1999, en los supuestos de información inveraz que afecta al honor de las personas físicas, pero aun así las personas jurídicas están protegidas por nuestro ordenamiento jurídico al margen de dicha ley especial.

Esta inclusión de personas jurídicas supone su calificación de daño continuado, es decir la causa que origina la intromisión en el derecho al honor (imputación de ser moroso), persiste durante el tiempo en su eficacia potencialmente lesiva del honor ajeno hasta que no se cancela o se produce la baja del demandante en los citados registros.

En relación con el daño moral, apreciada ya la existencia de un ataque injustificado en el derecho al honor de la actora, debe fijarse la correspondiente indemnización por el quebranto producido. La jurisprudencia aplica el artículo 9.3 de la Ley Orgánica de 1982 de 5 de mayo , y reitera que el perjuicio es inherente a la existencia de una ilegitima, quedando reducida la controversia exclusivamente a la cuantificación económica por el daño moral, para lo que habrá que tener en cuenta las circunstancias del caso y la gravedad de la lesión producidas.