comunidad-iurisconsumUna empresa administradora de fincas tendrá que pagar 6.373 euros a unos clientes de Iurisconsum por aplicar de forma incorrecta la cuota de participación de su comunidad, tal y como ha dictado el Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Pamplona. En el año 2000 la pareja compró un piso de 91 metros cuadrados en el centro de la capital navarra y cuya cuota de participación sobre los elementos comunes del edificio era de 4,992%.

Los afectados, como es  habitual, facilitaron una cuenta bancaria para domiciliar los pagos comunitarios. En el 2014, la pareja se dio cuenta de que unos vecinos con un piso más grande  que el suyo y una cuota casi del doble estaban pagando menos dinero. Al ponerse en contacto con la administradora de la comunidad, ésta les facilita documentación que demuestra que habían pagado hasta ese momento 7.528 euros de más.

La administradora de la comunidad ofreció tres mil euros por un “baile de cifras”

Tras requerir la corrección de la aplicación de la cuota y la devolución de los pagos correspondientes, les ofrecieron tres mil euros a los afectados, menos de la mitad de lo que correspondía, por lo que llamaron un “baile de cifras”.

Eso sí, tras comunicar el problema, la administradora comenzó a aplicar correctamente la cuota, que pasó de 117 a 60 euros. La administradora adujo que la acción había prescrito, puesto que el plazo era de un año, y había que computarlo desde la primera junta de vecinos. Señala el juez que es evidente que el plazo de prescripción tuvo que iniciarse cuando los afectados “tuvieron conocimiento del error”, en el momento en que lo comunicaron a la administradora.

Añade la sentencia que precisamente correspondía a la administradora efectuar los cálculos económicos de la distribución de cuotas. Subraya el “manifiesto incumplimiento de sus obligaciones” por parte de la administradora, que aplicó las cuotas “nada menos que durante catorce años de forma equivocada”, por lo que observa “negligencia o culpabilidad” en el ejercicio de sus funciones, lo que ha supuesto un “graves daños y perjuicios” a los afectados.

Por tanto, el juez ha condenado a la empresa administradora de la comunidad a pagar 6.373 euros, resultantes de restar a los 7.528 que pagaron de más durante catorce años, los que dejaron de pagar tras descubrir que les estaban cobrando de más.

SUMARIO

Observa el juez “negligencia o culpabilidad” en la administradora, lo que ha supuesto graves daños y perjuicios para los vecinos