JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA Nº2 DE PAMPLONA

SENTENCIA 24/2014 DE 3 DE FEBRERO DE 2014.

 

ANTECEDENTES.

Se perfecciona un contrato de compraventa de un vehículo entre Sagamovil y un cliente,  que fue consumado pagándose el precio y entregándose el vehículo.

Dicho vehículo desde su adquisición presentó numerosas anomalías. Se hicieron una serie de reparaciones gratuitas, las que entraban en garantía, y otras a costa del cliente.

Ante la negativa de Sagamovil a abonar la cantidad abonada por las reparaciones el cliente interpone la demanda.

En la demanda, la parte demandante alega que Sagamovil incumplió su obligación de informar puesto que las causas de las repetidas averías se deben a que el mecanismo relativo a la emisión de gases necesita para funcionar que alcance determinada temperada que no se produce cuando el vehículo realiza recorridos cortos, que son los que cotidianamente realiza.

La parte demandada alega que las causas de las averías no son esas, además de que las reclamaciones extrajudiciales se producen más de dos años después de la entrega del vehículo, por tanto vencido el plazo de garantía. Establece también que no se han producido averías, sino acumulación de sedimentos y que el fabricante para este tipo de supuestos ha facilitado un software para paliar y eliminar la suciedad, que fue ofrecido al demandante de modo gratuito. También se reconoce que el vehículo presenta puntualmente un funcionamiento incorrecto de la recirculación de fases de escape. Sagamovil niega toda negligencia en relación a la indemnización solicitada como daños y perjuicios.

 

CONTENIDO DE LA SENTENCIA.

  1. a) Resolución del contrato.

La parte demandante pide la resolución del contrato. Atendiendo a esto, dentro de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, en su artículo 118 establece que el consumidor tiene derecho a la reparación del producto, a su sustitución, a la rebaja del precio o a la resolución.  En este caso el vehículo no presenta la calidad o prestaciones habituales que el comprador pudiera esperar.

Hasta el momento de la interposición de la demanda, el demandante ha optado por la reparación, y es que, dice la Sentencia, la resolución del contrato tiene un carácter subsidiario a la reparación o sustitución.

Ni desde la perspectiva de la Ley para la defensa de Consumidores y Usuarios ni en la regulación general del Código Civil no cualquier contravención del tenor de la obligación es susceptible de dar lugar a la resolución del contrato.

Todo ello hace que el Juez sentenciador entienda que en este caso no cabe la resolución del contrato.

  1. b) Indemnización.

El Juez entiende que puede considerarse la pretensión indemnizatoria desde la perspectiva del incumplimiento del contrato de compra-venta por defecto del producto, y/o desde la perspectiva de la reparación.

Dice en la Sentencia que la reparación llevada a cabo por el cliente se considera imputable a la parte demandada, y en virtud del artículo 1.101 del Código Civil debe hacer efectivo el pago de dichas reparaciones.

Por todo ello se estima la petición indemnizatoria y se condena a Sagamovil a abonar la cantidad satisfecha por el cliente en concepto de reparación, además de la pertinente condena en costas a la parte demandada.