swap nulo iurisconsumF.J. suscribió la compra de una instalación solar fotovoltaica y para ello, firmó un préstamo con Caja Madrid -ahora Bankia-un préstamo por 28.481 euros. El mismo día le ofrecieron un producto para protegerse de las fluctuaciones del tipo de interés aplicable al préstamo y firmó un contrato de permuta de tipos de interest rate swap, con un plazo de duración de diez años. Ahora un juez lo ha declarado como swap nulo.

Le vendieron un producto “especulativo de alto riesgo” cuando quería protegerse del interés variable de un préstamo

A consecuencia del swap, el cliente ha tenido que pagar al banco 2.524 euros. Cuando F.J. se dio cuenta de que el producto no respondía a sus expectativas, acudió a Iuris Consum, desde donde se llevó la contratación a los tribunales y se reclamó su nulidad.

La sentencia, del Juzgado de Primera Instancia nº 6 de Pamplona, señala que “existe una gran desigualdad entre los derechos y las obligaciones” de las partes. El juez aclaró que, pese a que el consumidor quería un producto que le cubriera frente a las fluctuaciones de los tipos de interés del préstamo suscrito, le vendieron un producto “especulativo de alto riesgo” totalmente independiente del primer préstamo.

SWAP NULO: Las informaciones fueron “claramente insuficientes”

Las informaciones que se le proporcionaron al cliente fueron “claramente insuficientes”, para un cliente nada familiarizado con estos productos o similares, máxime cuando este producto es considerado como complejo y de máximo riesgo.

Afirma la sentencia que la entidad “abusó de la confianza e inexperiencia” del consumidor en estos productos, en una actitud “negligente” y contraria a la buena fe contractual. Por ello, el demandante solo obtuvo una visión sesgada e incompleta sobre los perjuicios que le podría causar el contrato.

El Supremo remarca la necesidad de proteger al inversor minorista

El tribunal alude a la jurisprudencia del Tribunal Supremo que remarca la necesidad de proteger y ayudar a interpretar la información al inversor minorista, debido a la desproporción entre entidad y cliente.

Asegura la sentencia que el contrato que se suscribió incumple la normativa sobre mercados de valores, condiciones generales de contratación, sobre consumidores y usuarios. Entiende el juez que se planteó al cliente “un juego de azar, sin decirle que la entidad iba a jugar con las cartas prácticamente marcadas”.

Concluye la sentencia con que se da un error propio invalidante del contrato, por lo que declara el contrato swap nulo y obliga a la entidad a devolver los 2.527 euros abonados de más por el consumidor en virtud del contrato hasta el momento de la sentencia.

SUMARIO

El juez entiende que se planteó “un juego de azar, sin decir al cliente que la entidad iba a jugar con las cartas prácticamente marcadas”