avería lavadoraAlgunas empresas se anuncian como servicios oficiales de marca cuando no lo son

Si se estropea su lavadora, su lavavajillas, su horno o cualquier avería de electrodoméstico, piénselo bien antes de llamar a la primera empresa de reparación que vea. Algunas de ellas se anuncian con la marca del fabricante y dan apariencia de servicio oficial de marca sin serlo. Al surgir problemas se han dado cuenta de que no se trataba de un establecimiento autorizado por el fabricante.

En internet o incluso en la guía telefónica en papel, la empresa se anuncia con el nombre de la marca del electrodoméstico en mayúsculas o que exhibe el logotipo del fabricante. En consecuencia, el consumidor entiende que se trata del servicio técnico oficial de la marca. Sin embargo, posteriormente, y en general tras tener algún problema en la reparación, comprueba que es una compañía independiente que no tiene nada que ver con el fabricante del electrodoméstico.

Prohibida la ostentación de referencias a marcas

El Real Decreto 58/88 sobre servicios de reparación de aparatos de uso doméstico establece que en “los talleres no autorizados como SAT (Servicios de Atención Técnica) oficiales de marca, queda prohibida la ostentación de referencias a marcas, que pueda inducir a confusión o error al usuario”.

Los SAT cuentan con una autorización del fabricante y además están obligados a reparar los electrodomésticos de la marca en cuestión. Por el contrario, algunas de las empresas que hacen uso de una marca sin ser servicio oficial no ofrecen posteriormente un servicio adecuado y el consumidor no puede pedir cuentas al fabricante.

De hecho, en alguna ocasión el consumidor piensa que la reparación es gratuita ya que el aparato está dentro del periodo de garantía y cree que está tratando con el servicio oficial pero acaba teniendo que pagar una factura de reparación, que puede superar los cien euros.

Es importante asegurarse de que la empresa de reparación es efectivamente el servicio oficial del fabricante y, si el aparato está en periodo de garantía, se aseguren antes de que la reparación no supondrá ningún coste.

Precio excesivo o reparaciones defectuosas

También son frecuentes las quejas de consumidores que consideran que el precio de la reparación ha sido excesivo o que protestan porque la reparación no ha solucionado el problema pero posteriormente el profesional se desentiende del problema.

En los servicios de reparación de un electrodoméstico el consumidor tiene derecho a que le hagan un presupuesto previo, que tendrá una validez mínima de treinta días. Solo se pagará por hacer el presupuesto si el consumidor no lo acepta.

Los arreglos tienen tres meses de garantía

Una vez realizado el trabajo, deberá facilitar al cliente una factura con los importes de las operaciones, las piezas utilizadas, la mano de obra y el desplazamiento. Este último concepto podrá facturarse una sola vez por servicio, aun cuando la reparación afecte a varios aparatos. Estos trabajos están en garantía, al menos, durante tres meses.

Las marcas que comercializan aparatos de uso doméstico tienen la obligación de contar con un servicio de asistencia técnica que asuma la reparación, conservación y mantenimiento de los aparatos, y el suministro de piezas de repuesto durante, al menos, siete años para las funcionales —cinco años para precios inferiores a 60 euros— y dos años para las estéticas a partir del cese de fabricación del modelo.

El consumidor tiene derecho a pedir un presupuesto de la reparación, precio al que debe ajustarse la factura posterior.

¿Dudas? Le ayudamos y buscamos soluciones a sus problemas.