Fagor-eroski IurisconsumSentencia ganada de aportaciones Eroski. El Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Pamplona ha anulado una orden de inversión  de Caja Laboral de 4.425 euros en participaciones financieras subordinadas Eroski por error en el consentimiento de los consumidores ya que no fueron informados sobre los riesgos del producto.

Caja Laboral no informó a los clientes que existía riesgo de perder parte o la totalidad de la inversión

En 2007, los clientes preguntaron al director de la oficina  bancaria dónde podían poner un dinero que tenían ahorrado, con intención de que el dinero fuera seguro y poder sacarlo en el momento que lo necesitasen. El director les ofreció las aportaciones Eroski, que ofrecían un interés de 6,75% el primer año y de Euribor + 2,5% en los siguientes.

Fueron a retirar el dinero de sus aportaciones Eroski y descubrieron que no podían

A finales de 2012, los clientes fueron a la sucursal a retirar el dinero y fue entonces cuando les  informaron de que no podían recuperarlo. Por ello, y tras solicitar la documentación, los clientes solicitaron a través de Iuris Consum la anulabilidad de la orden de suscripción de valores.

Aunque la entidad alegó en el juicio que en la orden de compra los clientes firmaron haber recibido el folleto y resumen de la emisión, indica el juez que se trata de una “simple cláusula de estilo preestablecida  que no acredita la entrega efectiva de los documentos”.

Perfil conservador sin formación financiera

Además, los clientes, él trabajador para una empresa de vidrios y ella ama de casa, tenían un perfil inversor “conservador” y no tenían la formación financiera que les permitiera conocer las características de la inversión, señala la sentencia, y es “presumible” y “aceptable” que no hubiesen invertido de haber conocido el riesgo de “iliquidez y de pérdida de capital”.

Caja Laboral alegó que la acción de petición de anulabilidad estaba caducada, algo descartado por el juez ya que en ningún caso pasaron cuatro años entre el momento en que los consumidores fueron conscientes del riesgo y la presentación de la demanda, siguiendo la jurisprudencia del Tribunal Supremo ya comentada en otro artículo de la web (enlace al artículo de prescripción de acciones de anulabilidad).

Al ser un producto de riesgo, “debería habérseles proporcionado una información  clara precisa y suficiente” pero la actuación de la entidad provocó el error de consentimiento  en la contratación, que ha llevado a declarar la inversión nula  y a la devolución de las cantidades destinadas a ella.

Producto perpetuo

Las aportaciones financieras subordinada es un producto perpetuo, que no vence hasta que se liquida la empresa, si bien ésta puede decidir amortizarlas transcurrido un tiempo  (en este caso, cinco años) y sus titulares pueden venderlas en el mercado de renta fija, según demanda y con el correspondiente riesgo de pérdida. En caso de concurso de la empresa, sus titulares son los últimos en recuperar la inversión de todos los acreedores comunes u ordinarios.

SUMARIO

Indica el juez que es “presumible” que de haber conocido el riesgo, los consumidores no hubieran hecho la inversión