viviendaVIVIENDA: La responsabilidad se ha ampliado a las entidades bancarias donde se ingresaron los pagos sin ningún control

Aquellas personas que adelantaron dinero para adquirir una vivienda que finalmente no se entregó tienen derecho a recuperar estos importes. En muchos casos, el inmueble  no se llegó a construir porque la promotora quebró, una situación muy repetida en estos últimos años tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Sin embargo, si esta promotora ingresó las cantidades adelantadas por el consumidor en la cuenta de un banco, éste tiene ahora la obligación de devolverlas.

Así lo determinó el Tribunal Supremo cuando fijó doctrina en diciembre de 2015 al interpretar la Ley 57/1968 en el sentido de que las entidades que admitan ingresos de los compradores en una cuenta del promotor sin exigir la apertura de una cuenta especial y la correspondiente garantía “responderán frente a los compradores por el total de las cantidades anticipadas por los compradores e ingresadas en la cuenta o cuentas que el promotor tenga abiertas en la entidad”.

El comprador de la vivienda no recuperaba el dinero o a la espera del concurso de acreedores

Esta interpretación es importante, ya que, hasta entonces, la responsabilidad muchas veces se hacía recaer sobre una promotora que había quebrado y muchas veces sin suficiente patrimonio. Por ello, el consumidor se quedaba en muchas ocasiones sin poder recuperar el dinero que había adelantado, generalmente miles de euros, o, en el mejor de los casos, se veía abocado a esperar la resolución del concurso de acreedores correspondiente.

Así, si antes el comprador sólo podía dirigirse a una empresa a veces ya insolvente, ahora el Supremo ha ampliado la responsabilidad de estos pagos a la entidad bancaria que los ingresó. De esta manera, el cliente puede dirigirse a la entidad que permitió que esta promotora depositase los adelantos de los consumidores, sin asegurarse de que se abriese una cuenta especial para ello o garantizase o avalase estas cantidades.

La ley de 1968 obliga a las promotoras a garantizar mediante seguro o aval las cantidades entregadas a cuenta

La ley 57/1968 ya señala la obligación de las promotoras de viviendas de garantizar la devolución de las cantidades entregadas mediante seguro o aval. Además, indica que serán los bancos donde se depositen estos adelantos los que deberán exigir esta garantía.

Esta doctrina puede suponer el pago de miles y miles de euros a la banca. Si usted adelantó dinero para una vivienda a una promotora que finalmente quebró sepa que, más allá de la situación de esta empresa, puede recuperar el dinero exigiéndolo a las entidades bancarias donde se ingresó su dinero. Si está en esta situación, no dude en acudir a Iurisconsum, donde ya estamos llevando estos casos y le asesoraremos gustosamente.

 

Hasta ahora, los consumidores tenían que exigir el dinero a promotoras que en muchos casos habían quebrado